Saltar al contenido

EN EL REINO DEL REVÉS SIGUE LA RUMBA

13 de mayo de 2021

Las cosas definitivamente están al revés o ya nos volvimos locos todos porque el 2021 comenzó con un ordenamiento que ha desordenado las cosas más de lo que estaban, con subidas de salario que significaban bajadas del poder adquisitivo, con promesas de mantener unas conquistas que ya nadie sabe cuáles son, con no te voy a dejar desamparado, pero te voy a cobrar hasta el agua de lluvia y sin políticas de choque porque choque no va a haber, simplemente nos van a pasar por arriba.

El Ñeque al inicio se lo tomó en serio e iba con su amigo Membrillo a las todas mesas redondas, pero muy pronto el Ñeque con Membrillo se jodió porque el Ñeque se dio cuenta que iba a terminar más quemado que unas papas fritas olvidadas en un sartén a todo meter y dejó al Membrillo solo tratando de convencer a la gente que si se dejaban encajar un cuchillo en medio del pecho para arrancarles el corazón, seguro que no les iba  a pasar nada, incluso ni sangre les iba a salir y se divertirían cantidad. Lo que sí se le olvidó decir al Membrillo fue a cuál de los dos le iba a ir mejor, si al encajado o a al encajador, pero no es su culpa porque nadie le preguntó.

Al final el Membrillo desapareció calcinado dentro de las papas fritas y pagó el desordenamiento desorganizado, pero dicen las malas lenguas que la culpa la tuvo su subconsciente creativo que lo traicionaba constantemente como cuando dijo que no entendía cómo la gente protestaba porque no le alcanzaba el salario para comer, como si en la Cuba socialista haya alcanzado alguna vez el salario para comer, incluso antes del desordenamiento cuando el viejito SADIM estaba en activo y la felicidad y efervescencia revolucionaria de los primeros de mayo daba ganas de llorar. Allí nadie protestaba y el salario no alcanzaba tampoco. Es que el viejito daba un miedo del carajo y el Ñeque con Mebrillo lo que da es más bien insulto.

El Ñeque lo que tenía que hacer era aguantar un poco porque le habían dicho que Biden estaba desesperado por pasarse unas vacaciones en La Habana (Obama lo tenía loco con sus cuentos de gozaderas tropicales) y en cuanto cogiera el mando empezaba a mandar americanos con billeteras bien gordas enfermos a dejar propinas de veinte dólares y con tremendas ganas de pagar cinco veces el precio de las cosas.

Pero el Ñeque no contaba con que él era el Ñeque y todo le salía jorobado y al final a Biden, que también es un viejito se le olvidó Cuba, dicen que incluso cuando le preguntan por Cuba, enseguida empieza a decir que Cuba Gooding Jr. es un buen actor y se pregunta qué le sucede que ya no hace películas. Ahí Kamala lo interrumpe y con tremenda paciencia le hace el cuento de la historia de Cuba desde la guerra hispano cubano americana hasta hoy y Biden cansadito de escuchar deja para mañana la decisión, pero al otro día se le vuelve a olvidar y hay que hacerle de nuevo el cuento completo. Kamala está que le huye por los pasillos de la Casa Blanca y aunque ya le grabó un video completo, el viejito Biden se duerme siempre cuando eligen a Tomas Estrada Palma de presidente.

Al final habrá que esperar a que Biden se retire, que por cierto ya está pasadito de la edad de retiro, pero es que los viejos con cargos se ponen más empecinados que un toro detrás de una vaca ruina y empiezan a cagarla sin ton ni son. (Esta historia me parece que ya la he oído en algún lugar)

Al final el Ñeque para no aburrirse y para que la gente se pensara que él es inteligente se quiso hacer doctor. Buscó a unos amigos  y a cambio de unos saquitos de cemento y unos cuantos perros sin tripa de los que no se encuentran ya en La Habana y de seguro provocarían matazones si apareciesen, le copiaron la tesis y le dieron masticadito todo para que se lo aprendiera. Lo que pasa es que sus amigos apretaron demasiado y escogieron el tema del doctorado nada más y nada menos que de desarrollo sostenible. Cuando el Ñeque se lo dijo a su jefe por poco le da una sirimba de la risa y le preguntó que si alguien se iba a creer que él sabía algo de desarrollo sostenible si no era capaz de lograr que cada cubano se tomara un vaso de guarapo cuando quisiera y su idea más brillante había sido el betún de limonada con chapapote.

El Ñeque que es tímido no le respondió  a su jefe y valedero que él tampoco lo había podido hacer con el vaso de leche y decidieron que para que la gente se pudiera digerir eso del desarrollo, iban a posponer entonces la bonanza para el 2030. Pero seamos justos que el Ñeque no es tan bobo porque lo mismo le dice que sí a todo lo que dice su jefe, como que le hecha toda la culpa al Membrillo del desordenamiento desorganizado.

Y mientras tanto seguimos con la rumba en el reino del revés, donde el presidente y primer secretario del partido no tiene ningún poder, llamando vacunas a prospectos vacunales que no han pasado todas las etapas de prueba, liberando la carne de res sin reses por matar, prometiendo más producción agropecuaria ahogando a los campesinos, asesinando la reputación de los que no se pueden defender, felicitando a las madres cubanas con fotos de mujeres que no conocen Cuba, para salir corriendo luego a buscar a alguna cubana parecida, con un campesino agradeciendo al estado por estafarlo con la venta de un tractor al doble de precio de lo que vale, llamando terroristas a los que piden desarmados y pacíficamente por el cambio y héroes a los que pusieron bombas en los cines, explotaron centrales eléctricas, fusilaron e hicieron guerras innecesarias y premiando la sumisión por encima del talento.

Y el Ñeque ni piensa en que está cagado de aura, que todo le sale mal, ni que tiene un chino detrás, ni dos patas izquierdas, él sigue como si la fiesta en el reino del revés (donde nada el pájaro y vuela el pez) nunca fuese a acabar, pero se equivoca porque nada es para siempre, aunque en su mente solo exista espacio para seguir con la rumba de la continuidad y yo termine por dejar de pasar al gato negro del vecino por delante de mí a ver lo que sucede. ¿Y si me vuelvo un Ñeque y llego a creerme que dos y dos son tres?