Saltar al contenido

I. Dedicatoria del Diario de un cubano en Alemania

14 de enero de 2021

Hoy se cumplen veinte años exactos que me fui de Cuba y es el momento prefecto para comenzar a escribir un libro. Un libro que quiero dedicarlo a alguien indispensable para mí. La cercanía es un ingrediente que dificulta valorar los hechos con racionalidad, por eso siempre antes de escribir intento alejarme del lugar o del tiempo. En este regreso al pasado desde mi lejanía temporal he descubierto con asombro como la voluntad y el deseo fueron capaces de imponerse a un miedo tan imperceptible como lógico. A esta persona le debo además de absolutamente todo lo que tengo, la certeza irrefutable de que podemos convertirnos en lo que queremos a través de un simple acto de elección personal. Les pido perdón por este acto, tal vez innecesario, de autocomplacencia, pero este libro va dedicado al joven que fui hace veinte años y a quien me gustaría no dejar de parecerme. A el muchacho que se dejó guiar por su instinto desesperado y sin dudar ni un instante decidió iniciar desde la nada en un país tan distinto como Alemania sin apenas conocer a nadie, ni hablar su idioma indescifrable, tan solo con una maleta llena de libros, miles de sueños, exceso de optimismo y mucha suerte, la que nunca le falta a los que no se cansan de intentarlo.

Te invito a acompañarme en mi búsqueda