Saltar al contenido

II. Prólogo del Diario de un cubano en Alemanai

15 de enero de 2021

Esto resulta una especie de diario del pasado que podría catalogarse de raro o poco común. Al inicio pensé que lo escribiría para recordar lo sucedido hace veinte años y ayudarme a descubrir a la persona que soy. No estaba tan alejado del motivo verdadero, pero sentía que faltaba algo que me dejaba insatisfecho. Reconozco ser una persona que no piensa mucho las decisiones, inclusive las más trascendentales, me dejo llevar por el instinto y por la sensación que siento al despertar en la mañana al siguiente día. Pienso que estamos bombardeados a toda hora por miles de situaciones, propias o ajenas, que alimentan a nuestro cerebro con información. Todos estos datos recibidos son analizados inconscientemente queramos o no y la conclusión regresa en una determinación que podemos llamar instinto, pero que contrario a lo que se podría pensar, no está exenta de análisis ni sobrada de una actitud impulsiva. Me gusta compararlo con el proceso creativo donde apenas necesitamos liberar la mente para que ocurra el milagro del arte, la genialidad de un invento o la solución de un problema complejo en forma aparentemente casual o milagrosa.  Me imagino escribir este libro como una sesión de psicoanálisis donde el especialista busca en el pasado consciente o inconsciente el origen del problema. La rareza radica en que no tengo ningún problema, más bien una duda por aclarar y voy a convertirme en mi propio psicoanalista para encontrar la esencia de una decisión que cambió mi vida. No quiero la respuesta fácil ni deseo recurrir al instinto otra vez. Escribo este diario para descubrir a través de mis vivencias del inicio de mi vida en Alemania, el motivo verdadero que provocó mi decisión de irme de Cuba. No pretendo imponérsela a nadie y respeto la razón de cada cual, pero tampoco acepto que me clasifiquen en un tipo específico de cubano que vive la lejanía de una determinada forma. Mi historia la narro yo mismo, lo que leerás aquí es mi verdad sin filtros, la mía propia.